Lujo asiático

xoves 12 agosto 2010

El lunes regresé de Estambul. Un viaje deseado como ningún otro y que ha constituido para mi el comienzo de una nueva etapa en mi vida.

Son muchas cosas las que quiero contar de este viaje. Pero no será ahora.

En este momento, estoy disfrutando de unos días de vacaciones en compañía de unos buenos amigos que han venido a visitarme.

Y eso me parece realmente...

                                                    ... un lujo asiático!




Comentarios

"Nueva vida" eso me suena. En mi caso suelo proponémela el 2 de enero; el 1 no es día, es sueño-resaca.

Ya contarás del viaje, a ver si consigues moverme del lujo asiático que constituye el verano en Coruña. No hay como no conocer-saber para no desear.

enviado por Gusano.SN o 12 agosto 2010 ás 08:44 AM CEST #

Pero como viven algunas!!yo de mayor quiero ser como tu!:))))).besos

enviado por Amalia o 13 agosto 2010 ás 12:03 AM CEST #

“Haberlas, haylas”
Siempre he creído en ellas, al menos en su existencia, aunque como tantos otros, jamás las haya visto (en alguna ocasión me lo ha parecido). Al principio no importa esperar, pero con el paso del tiempo va llegando el desencanto, y la paciencia y la ilusión - que parecen tener sus límites-, se tornan grises.
Y sin embargo un día, aun con aliento pero sin ya pretenderlo, sucede. Y las ves. Y puedes incluso abrazarlas, pero con abrazos de verdad, de los que dan calor y sientes los latidos. Y si te mantienes cerca no sólo comparten contigo su mundo de colores, texturas, aromas y melodías – a veces dulces, a veces amargas- sino que te lo ofrecen.
Los paralelos y meridianos, que se cortan como hilos de frío, concretamente a 43º 20’15 Norte 8º 22’16 Oeste me llevaron hasta una. Y pude abrazarla. Sentí sus latidos y su calor y pude asomarme a su mundo de colores y sabores.
Mereció la pena la espera. Haberlas, haylas.

enviado por 10.0.137.41 o 26 agosto 2010 ás 10:38 PM CEST #

Las meigas a veces necesitan recomponer sus greñas y pasar la ITV a sus escobas. Nunca desesperes, porque como dices, haberlas hailas. Y yo sé de una a la que le encanta compartir su mundo de colores y sabores con aquéllas personas a quienes quiere. No lo dudes: haberla hailas.

enviado por PYT o 27 agosto 2010 ás 01:04 AM CEST
Sitio web:: http://personalytransferible.blogs-r.com #

¿Meigas? ¿Qué meigas?

enviado por 10.0.137.40 o 27 agosto 2010 ás 09:24 AM CEST #

Nada de meigas.
Pensaba en cierto tipo de personas. Las de verdad, aquellas que no sólo hay que conocer, sino tener cerca. Y no temerlas, que sólo cambian corazón por corazón. Personas con las que recuperar el placer de la conversación, de las que aprender y con las que compartir, que ellas ya lo dan todo. Cálidas y con entrañas. Con sentido común, con sentido del humor… personas con sentido. Que te quieren y se las siente, y ni mucho ni poco, que o se quiere o no…
Las que merecen la pena, vamos.
Lamento si alguien se dio por aludida por meiga. Como todo el mundo sabe las meigas no existen… o sí…

enviado por 10.0.137.40 o 27 agosto 2010 ás 05:51 PM CEST #

He leído tu siguiente post... y me ha esbozado una sonrisa. Yo también he perdido mi comentario en este. No sé como ni donde o si fue una meiga, el caso es que se llevó mis palabras que ahora trato de recordar e intento reflejar tan fiel a aquellas como mi recuerdo me deja: "Aún resuena en mi cabeza la música celta que pone la banda sonora a un viaje en verde inolvidable con olor a eucalipto, compartido con una de las compañías más cálidas y maravillosas que puedo tener a mi lado". :_)

enviado por Minerva o 28 agosto 2010 ás 11:11 AM CEST #



Enviar un comentario

Nome:
Correo electrónico:
URL:
O teu comentario:

sintaxe html: deshabilitado